“JoJo Rabbit” o como burlarse del pensamiento Nazi con esperanza y ternura

CINE Y ALGO MAS
TIPOGRAFIA
  • Mas pequeña Pequeña Mediana Grande Mas grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Jojo Rabbit, es una película con una constante sátira, realizada y también actuada por su director Taika Waititi: entre el guion y la puesta en escena, no hacen nada más que burlarse descaradamente de cada concepto relacionado con la doctrina nazi.

Dicha sátira se ambienta en el holocausto como telón de fondo.

Debo decirles que a mi parecer “Jojo Rabbit”, guarda un parecido muy cercano a la película “La vida es bella”.

Debemos hacer notar que la película no hace chistes sobre el genocidio de la segunda guerra mundial, y nadie debería sentirse ofendido, son chistes y burlas constantes, pero basadas en la liturgia, dogma y pensamiento nazi.

De que va esta película?

Jojo "Rabbit" Betzler es un solitario chico alemán de 10 años, (Roman Griffin Davis), y que se estrena como miembro de las juventudes hitlerianas, que es tímido, y sobre todo preso del fanatismo y la propaganda nazi, que se enfrente a un gran problema ideológico, cuando descubre que su madre soltera, Rosie (Scarlett Johansson), está escondiendo a una joven judía Elsa, (Thomasin McKenzie) en su ático.

Para autofomentarse los ideales y las convicciones el joven Jojo, tiene una figura de referencia, que es un amigo imaginario.  Pero no cualquier amigo, este amigo se llama Adolf Hitler (Taika Waititi), quien trata de que Jojo obedezca a un ciego nacionalismo, lo que le ocasiona al propio Jojo muchas contradicciones ante una guerra absurda.

Jojo 2Jojo se presenta ante el espectador como una especie de niño explorador que está en entrenamiento en una base militar Nazi para niños. El, junto a un gran grupo de niños y niñas, están ansiosos por matar judíos y hacer cumplir las ambiciones del Führer, uniéndose a una especie de campamento de verano donde puede aprender a convertirse en un verdadero soldado nazi, entrenando bajo el mando del Capitán Klusendorf , interpretado por Sam Rockwell y respaldado por un correcto Alfie Allen.

El Adolfo Hitler de Jojo Rabbit, es un charlatán, exageradamente estúpido, exagerado en gestos y totalmente fuera de lugar en los consejos desvergonzados, que le da al niño, demostrando que el nazismo que el representa estaba lleno de un ego inmenso y sobre todo muchos complejos de inferioridad.  

Jojo 3El actor Rockwell al interpretar al Capitán nazi quiere representar a un hombre duro, brusco y dominante con instintos represados, pero con pensamientos muy diferentes a los presentados por los dictados de su Führer.

La escena entre Stephen Merchant, Sam Rockwell o Alfie Allen repitiendo una y otra vez el saludo de "Heil Hitler" con cada persona que se encuentran es comiquísima, las conversaciones joviales y esperanzadoras sobre la belleza de la vida entre madre e hijo, una enseñanza, la escena donde consigue a su madre colgada es dramática, sus encuentros con su amigo, el que si llego a ser prospecto de soldado, cómicas, sus devaneos mentales entre entregar a la niña judía, estudiarla, buscar que rompa con el novio, y luego hacer que hagan las paces, además de su floreciente amor por ella, están llenas de ingenuidad y mucha ternura.

Jojo 4Jojo Rabbit es realmente una sátira contra el odio, y a través de su historia trata de hacer entender al espectador, que este niño, criado en medio de una filosofía de superioridad racial, no es malo por naturaleza, y que la niña judía tampoco es un demonio con alas de murciélago atraídas por el dinero, como tantas veces trato de convencer el nazismo.

El fin de la trama es utilizar la lucha interna originada en el niño al este encontrarse con la niña judía, para crear un nivel de humanidad que vaya más allá y logre cambiar ese odio racista, revelando cómo se puede construir el amor incluso cuando el odio parece tomar el control.

Evaluación: 4,2/5.

::::: TE PODRIAN INTERESAR :::::

La tasa de cambio